José Juan Sosa

0
395

 

OPINIÓN 

Conocí a José Juan Sosa Ramos en los primeros años en que ejercí la docencia en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Allá por 2007.

En ese entonces no era el secretario general del Sindicato de Profesores e Investigadores de la UJAT, SPIUJAT por sus siglas.

Sin embargo, comenzamos a platicar de innumerables temas relacionados con la Educación. Así que cuando coincidíamos en los pasillos o en la calle retomábamos la conversación anterior: la enseñanza, las estrategias, el rol docente, y el sindicalismo. Estas charlas se prolongaron en los siguientes años.

Un día, más que otro, se aproximaba la elección del Comité Ejecutivo y José Juan externó su interés en participar. Entonces le comenté que no creía en el sindicalismo, un poco porque de reportero cubrí la fuente sindical. Pero escuché y presté atención a lo que deseaba para el SPIUJAT.

Sosa Ramos asumió el Comité Ejecutivo y paulatinamente me involucré en actividades artísticas, culturales, deportivas y de recreación; sólo como asistente. Fui a asambleas gremiales y a los festejos a los que acudían cientos de maestros, además de dedicar tiempo a la lectura en la Casa del Jubilado que se adquirió a través de las gestiones y el manejo oportuno de los recursos del sindicato. Lo anterior, el hecho de ir, fue para testificar qué se hacía con el dinero de los agremiados.

Ahora que hago una retrospectiva de cómo conocí a José Juan y los aspectos positivos de la gestión que ha hecho, junto al Comité Ejecutivo, y de la mano de los docentes, sé que buscará permanecer en el SPIUJAT; sé que se someterá de nuevo al voto de los académicos con el propósito de mantener y consolidar el proyecto que comenzó en el ayer.

Hace algunas semanas, en aquellas en que entregó uniformes a los profesores, Sosa Ramos dijo:

“No debemos menospreciar el trabajo que se ha hecho; siempre se compara a nuestro sindicato con otros, con la idea de decir que en éste no se lucha o se pelea. Sucede que la lucha del SPIUJAT es con gestión y respeto”.

Agregaría que la capacitación a los profesores ha sido una constante.

Deseo que el proyecto del maestro José Juan continúe por los resultados obtenidos. Escribo esto desde mi redacción y sin el afán de esperar algo a cambio.

Compartir
Artículo anteriorAntes que sea tarde
Artículo siguienteEl juego de la carta en Veracruz
Kristian Antonio Cerino (Tabasco, 1980) Es licenciado en Comunicación y maestro en Docencia por la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Con 15 años en el periodismo, ha publicado artículos, crónicas, ensayos, entrevistas prólogos y reseñas en libros y revistas arbitradas. Es premio nacional y estatal de Periodismo en el género de Crónica. Ha publicado crónicas periodísticas, perfiles y entrevistas de semblanzas en revistas como Eme Equis, Liberación, y en sitios web como Animal Político, Lado B, Diez 4, Sin embargo, entre otros. Fue finalista del premio Nuevas Plumas que organizó la Universidad de Guadalajara y la Escuela de Periodismo Portátil, 2011. Es autor de tesis y tesinas en el área de Periodismo y de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICS) Es promotor de los blogs en el sur de México. Primero creó Salida de Emergencia, Libreta de Mar y Águila o Sol. Ha escrito en los diarios Milenio y Excélsior. También lo ha hecho para la agencia española EFE. Fue becario en el programa Prensa y Democracia en la Universidad Iberoamericana y en la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano que fundó el escritor Gabriel García Márquez. Incursionó en la radio de Tabasco. Laboró en las estaciones XEVT, XEVA y XEVX. Sus primeros años de formación periodística los vivió en la redacción del grupo Telereportaje con los hermanos Sibilla Oropesa. Recientemente ha publicado en la revista Zócalo y en la Libreta de Irma Es premio Tesis UJAT 2013 y es miembro del Padrón Estatal de Investigadores en Tabasco.