Mirar al cielo y después sentir dolor

0
738

Un breve relato de las últimas apariciones en el cielo de Jalpa de Méndez, Tabasco. Un texto de Kristian Antonio Cerino. Foto de portada: J.L. Magaña

 

El domingo 23 de abril de 2017 comenzaron a sentir un dolor de cuello antes del anochecer. Lo más alto que habían visto eran las torres de la parroquia en donde tañen las campanas

Por la mañana del día anterior y en la mañana del domingo “algo” apareció en el cielo. No eran papalotes o papagayos, que en tiempos de calor están por doquier.

Eran “los globos de las películas” diría después Manuel Hernández, un habitante de Jalpa de Méndez, Tabasco.

De pronto, los globos aerostáticos, al menos ocho, se repartieron por el cielo de la ciudad. Dos de éstos llegaron a El Río, la comunidad cercana a Jalpa.

Hombres, mujeres y niños se arremolinaron por “la novedad” que venía del cielo.

“Nunca se había visto esto”, dijo María Caraveo.

“El globo pasó aquí arriba de la casa”, añadiría ante su asombro y al recordar películas mexicanas en la que los globos van de un sitio a otro.

En la ciudad el tráfico se detiene. Los conductores descienden de sus automóviles para captar en sus teléfonos “la novedad”. Por un instante la gente olvida que debe llegar a misa, otros que debe comenzar el juego de beisbol. Se paraliza el tiempo porque es necesario ver los globos antes de morir.

IMG_20170424_085446_150
Foto: Diarioactivo.

Un joven de preparatoria no cabe de emoción y cerca del deportivo Campestre fotografía a los globos con su computadora portátil a falta de cámara y teléfono. Y muchos señalan lo que han llamado “los chibolones”.

Julián Triano, un jalpaneco, le dice al periodista “desde aquí veré los chibolones”. Es decir, los globos. Un chibolón (o chipotón) es una bola grande que emerge cuando reciben un golpe en la cabeza o en cualquier parte del cuerpo. Para un periodista tabasqueño no es más que un caguamón o una gran botella de cerveza.

Por espacio de dos horas, el jalpaneco está mirando al cielo. Por ratos, hace un movimiento de cabeza para evitar la rigidez. Pero por la noche muchos sienten dolor en el cuello o en “la nuca” y todavía se preguntan el por qué; olvidan que aquí se organizó el primer festival del globo.

 

SHARE
Previous articleSaboreArte a Tabasco
Next articleMI PROFECÍA

Kristian Antonio Cerino
(Tabasco, 1980)

Es licenciado en Comunicación y maestro en Docencia por la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Con 15 años en el periodismo, ha publicado artículos, crónicas, ensayos, entrevistas prólogos y reseñas en libros y revistas arbitradas.

Es premio nacional y estatal de Periodismo en el género de Crónica. Ha publicado crónicas periodísticas, perfiles y entrevistas de semblanzas en revistas como Eme Equis, Liberación, y en sitios web como Animal Político, Lado B, Diez 4, Sin embargo, entre otros.

Fue finalista del premio Nuevas Plumas que organizó la Universidad de Guadalajara y la Escuela de Periodismo Portátil, 2011.

Es autor de tesis y tesinas en el área de Periodismo y de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICS) Es promotor de los blogs en el sur de México. Primero creó Salida de Emergencia, Libreta de Mar y Águila o Sol.

Ha escrito en los diarios Milenio y Excélsior. También lo ha hecho para la agencia española EFE. Fue becario en el programa Prensa y Democracia en la Universidad Iberoamericana y en la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano que fundó el escritor Gabriel García Márquez.

Incursionó en la radio de Tabasco. Laboró en las estaciones XEVT, XEVA y XEVX. Sus primeros años de formación periodística los vivió en la redacción del grupo Telereportaje con los hermanos Sibilla Oropesa.

Recientemente ha publicado en la revista Zócalo y en la Libreta de Irma

Es premio Tesis UJAT 2013 y es miembro del Padrón Estatal de Investigadores en Tabasco.